Callejon

eran las voces del tiempo las que buscaban los ojos del presente, la ciudad era un lugar del mapa del desconocido universo, el callejon era una angustia y un aliento, la vida calzaba la venida, no la calle, la venida, la noche iluminaba la insoportable flama del deseo, eran las 2:17 cuando la alcoba se lleno de nieve, hubo un silencio impune, un suspiro, un timido eco de una estrella proxima y, luego,  crecio la mar y asi

Standard

Hojas

Petalos de papel y tinta caen del hemisferio austral al inquieto vacio, el oleaje de las nubes migra al los siete cielos, el hastio, Ulises mudo espera noticias de la Troya derrumbada frente a la mar o el rio, las viejas gotas del fuego eterno en cortina, que se vuelve,como todo, en  desvario

Standard

Ida 

El poema se fue caminando a solas por la calle que baja a la plaza olvidada, ya escombrosa de penurias, se fue alejando de la diafana mirada de las ranas, se fue el poema, ya no queda nada, en otro lugar llora una playa

Standard

Espacio

Largo el firmamento desde los pasos, eran muchas las calzadas entre nubes, se fue el aroma pero a lo lejos las flores y los recuerdos de los besos, distaba la era del pez y las fragancias eran los husos horarios de una piel azul casi imposible, la gatuna fortuna del tejado del cielo, el lugar que llaman plenitud, todo es una estrella entre la almohada

Y asi

Standard

Rulfo

No fue a ningun lado, estuvo despues en Praga, Buenos Aires y en el Sur de Pekin, no dijo nada, escribio lo necesario, su silencio fue una muchedumbre de ex vivos, no bebio una gota del mismo rio, tampoco escalo los agujeros, Rulfo se distancio de Juan cuando Lennon de Paul, no conocio el llano del valle ni las llamas de la hoguera del deshielo, Juan era una aparicion que escapaba del refugio siempre mal entendido de la fama, esa eduviges de los pobres sin madre

Y asi

Standard

Lidia

Viene el toro con la testa dialectica de Creta, casa de Zeus y Europa, llega el Tauro de lejos sobre la aurea tierra, asiste, embiste con bravura al rojo banquete de la sangre, el trapo del engaño, laberinto, recibe la implacable orden de la Egida, matar es dar vida y vivir es matarse el uno al toro, Ariadna tiene la espina y el secreto de la obra de Dedalo, abajo, en el ruedo, la faena amorosa del sacrificio, todo al morir es un trofeo de la vida, Ellas, a lo lejos, con Teseo lejano, aplauden con las manos que matan y desviven, el amor es un lento aplauso de un instante

Y asi

Standard

Musas

Llegan a esta hora silenciada, beben del vino de una copa de madera, tejen mis cabellos antes muchos, huelen la miel, como llaman al viento, cantan, bailan y comedian la noche digna de Zeus y su hija Atenea, recitan el lenguaje que el inmortal Hesiodo propago por calzadas,  cobijan las musas a este pobre repertorio de recuerdos que es mi cuerpo, injusto para el bello Apolo y asi

Standard