Lapicero

una boca llena de lunas, un soneto extraviado en la ya achacosa memoria, el tardío invierno que nunca llegó del todo, este sacapuntas que la busca en la maleza de las estrellas en aquel cielo del frío río, un apunte sincero bajo la lengua suya, Borges lo supo, lo supo bien, duele en todo el cuerpo, la fogata de letras, la infancia, la anécdota de vivir, los hechos rescatados del olvido, John Coltrane, Davis o Ellington, las miradas precisas del ensueño, óleos frescos, el esplendor es un brillo, una vela que da alba a la adolescente noche, olvidar el GPS de los días, perderse en la siguiente esquina de la comisura, izquieda, izquierda, luego derecha luego izquierda, no buscar para encontrarse, el puente, madrugada cuando ella llegaba bañada en parsimonia y lluvia, el sitio, sitiados ambos por este Sur, qué lejos ya los otros, la neblina sobre sus plantas, zapatillas deportivas y tacón mustio y bajito, pinciel, lápiz de la China, ideograma enamorado, tatuaje en las manos, esa forma de la caricia, desde ahora los desadverbios de tiempo y de distancia, Celan, otra vez Éluard y Segovia, dime mujer dónde escondes… el tiempo pendular es una hamaca, polo a polo, hemisferios, senos, tierra y fuego hacen agua, ay, Villaurrutia, nocturno al nocturno en esa noche estatua

y así

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s