La casa al hombro

La broma brotó como gota. Ludens murió poco después de nacer, no había dinero para cubrir Beijing 2008, Jorge Volpi, valeroso en ese 2008 y más en 2010, tomó la decisión de que era mejor no sufragar los viajes de dos equipos al lejano oriente.Era miércoles. Un equipo estaba listo para el jueves y el otro para el viernes; ambos aniquilados.  Los dos lloramos en los Estuidos Churubusco, con el cuerpo de El Indio enfrente y un cigarro nos lloraba lo que no podía el aliento. Tipo Cortázar, nos amamos sin apenas conocernos. Cada quien a casa. A las seis y pico de la tarde, llamada de Juan Jacinto Silva, director de Noticias y jefe del banquillo, voluntarioso y apasionado, pieza clave de todo. Urge, dijo. Fuimos unos cuantos. Se van. A China. En terapia intensiva el mueto volvía. Y fuimos. Sí, a la lejana China. Y desde entonces Ludens es una tortuguita que busca la mar ante miles de enemigos. Y sale. Y la  encuentra,la ma. Los que están lo saben aún hoy. Los que se fueron seguro que extrañan el pulmón que conduce al olaje contra los ahora y sus fanfonerrías de falso profeta, José Ramón  sabes que lo eres,  Ludens es un credo que no obedece al dueño ni la bandera, es un barquito de papel que en las venas llevamos arterias, sin quererlo, al Ser

y así

 

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s