existencial

el andamio que otros llaman calendario, las ocurrencias discursivas del oficio de vivir, Machado y algo de Pavese, las noches en que somos héroes de nuestros sueños, las bocas en las que hemos sabido que el amor existe de cuerpo entero, los abrazos de quienes nos entregan su cariño sin cortapisas y los ojos que nos guían entre los días nublados y oscuros, las risas en las que nos quitamos la corbata y la monomanía adusta como cemento sobre la cara, el amor que dejamos entre las sábanas, las plegarias y las cosas bobas que nos levantan de nuestras ruinas, la oportunidad de escribir y ser leído acaso con entusiasmo, la vocales aquellas en las que abrimos el universo, caperucita en el camino corto larguísimo, la promesa de volvernos a ver algún día cuando siempre, la manutención de nuestro ropaje interno, los tragos que nos ufanan y las caricias en nuestra espalda, dedos algelicales que bailan entre la dicha y la comunión, las amistades, esos puentes de uno mismo al otro lado de los ríos, la imaginación, la contemplación y el misticismo, el Dios que albergamos en el domicilio del alma, la rosa y el clavel, la lluvia niña que no apagó el fuego de nuestros bajos instintos siempre joviales y casi tersos, la vida que vuela plácidamente desde esta ventana,
y así

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s