Día, todavía

El sol en pants levanta un cuerpo cargado de insomnio entre la hidra de las sábanas, la noche se va sobre la autopista del olvido, el agua riega los baños nunca repetidos en los vestuarios de las olas, la cafeína sonríe como mariposa sin clorofila, el calendario del ego se desmorona entre las migajas de los panes, no hay mermelada de fresas ni de zarzamoras, el baño es un festín gratuito y frío y la calle una bocanada de aire fresco a nicotina, nadie habita los patios ni la oficina, todos se han ido en la desmemoria de la tableta y la obstetricia, la comida es una sopa y el cielo un crucigrama de nubes bipolares, el postre de costras y cicatrices y la merienda una solución inexplicable, el día no es Joyce ni el testarudo Ulises, es un segundo que dura las infinitas horas que se fueron en la bandeja del spam, aquello que llaman abandono que lo habita
y así

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s