El último héroe

Un cuento de Borges atribuye a Homero la forma de un perro, que luego será Ulises y luego nadie, es decir, Odiseo. Leí aquel mi primera obra maestra de la narración en un camión del que no recuerdo sus placas, pero sí olor a vainilla barata. Tendría, acaso, 15 años (¿14? Sí lo más seguro es que 14 porque entonces el CCH Sur, en el turno de trabajadores). Nunca imaginé que nunca dejaría de leerlo, pero aún de (de alguna manera) vivirlo. Pasaron los años, esas olas, y tuve que darme nombre en alguien. Para todos, involuntariamente soy Mauricio Mejía (Velázquez), reportero, algo de villano, algo de santo, fumador e hincha de mis pasiones (la vida; eso, las vidas). Pero en aquella ocasión, muy fresca por cierto, me di un nombre que estaba en otro. Dije Aquiles. No: dije Aquiles Pies Ligeros, como aquel que fue a Troya para la memoria infinita. Le, nos puse Aquiles el matador de Hector, domador de caballos. Y vivi así, y así, como Aquiles, como Borges, Homero, Odiseo, Ulises, por varios ratos. Hasta que un día me escapé y perdí a mi amo, algo villano y algo de santo. Y deje mi recuerdo en la imagen del que, de alguna manera, fue mi amo. Nadie volvió de Troya, ni Helena, quien, por cierto, nunca estuvo allí. Me fui, lo dejé al garete. Soy libre de él, de sus posesiones, de su apego, de sus pasiones. Nadie es inmortal, dijo Borges, ciego como Homero. Pero yo, el que esto escribe, no puede con su tristeza de la inmortalidad dolorosa y triste de mi Aquiles, aquel perro bóxer que confundió la calle con las murallas troyanas que no han terminado de caer. Yo, acaso Mauricio Mejía, sigo llorando, como lo haría Patroclo, la ausencia de mi hermano, de mi perrito Aquiles, el de pies ligeros. Nada sana de una ausencia. Aquiles: no sabes cuánto te lloro en este río que ya llega al Egeo de tanto dolor, perrito mío, fuiste mi último héroe mientras éramos tan griegos y tan dioses, estás lágrimas te honran como a los que un día estuvimos en aquella batalla frente al mar, que Zeus, el que todo ve, te anuncie mi nostalgia, Aquiles de ojos negros
y así

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s