Elogio a Cri-Cri

El tributo viene porque sí, así como impulso, arranque de basta contra la Santa Inquisición de los aplicados en el buen vivir y la sana convivencia.

Hay genios que viven fuera de su época, otros que nacen en un siglo equivocado, y existen los que nacieron en un país equivocado y fuera de su época, esos son los imposibles, ja.

Primero le dijeron que hacía estúpidos a los niños, luego lo aislaron y ahora, seguramente, los Torquemada de las buenas conciencias lo proscribirían por desobediente de los nuevos tiempos. 

Pongamos ejemplos para interceder por este baluarte de la Maldad: La patita, de canasta y con reboso de bolita, sería borrado del discurso amable y respetuoso de los libros de texto (sin civismo) porque atenta contra la imagen de las madres solteras que apoya generosamente el gobierno de la Ciudad de México; así que no.  La Patita no es como tú, diría el señor Mancera, tan suyo y tan ejemplar. Además la pata no amamantaba a sus hijos, ah, qué desalmada que no trajo nada, cuaracuacuá. Por si fuera poco, su esposo es sinvergüenza y perezoso, ¡por Dios!

Y qué decir aquel panfleto sexista que dice:

Ahí va la hormiga

con su paraguas

y recogiéndose

las enaguas

porque el chorrito

la salpicó

y sus chapitas

le despintó

Hay una carga peyorativa en esta estrofa, ni dudarlo. Antes, el muy fresco, dijo que ese chorrito se hacía grandote y se hacía chiquito. Mala entraña, sentencian los juzgadores de la sanidad de las consciencias. Además llama, impropiamente, a los gringos como Ratones Vaqueros. Indudable la sospecha de inocencia de nuestros vecinos y amigos de geografía y y espíritu democrático. Usted perdone, señor Obama, ay, este desalmado. 

Pero hay más cargos contra este lapidario de la moral intachable del Tribunal del Santo Oficio. ¿Pruebas? Pruebas:

Es ofensivo que un padre sea contento y barrigón (de tanta Coca-Cola); que una niña pregunte a la abuelita (adultos en plenitud, dicen los sabios del orden) por qué no tiene dientes; que sea sacado un perro con cuernos de cartón (ay, los perritos, no, exclamarían los que pagan cursos escolares para sus canes); que exista un baile de los inditos (comunidades originales, por favor); que los caballos sean caprichosos; que en plena campaña contra la obesidad un puerquito (ya de por sí con sobrepeso) pida 500 pasteles nomás para él… Y así, los cargos sobran. 

Otro ejemplo desalmado: 

La canción “Los dos Mayates”:

Dos mayates, 

rechonchos como son los chocolates,

a tumbos y tropiezos van tenaces

tratando de alcanzar por fin

las yerbas que calienta el sol

Qué barbaridad. No obedece ninguna ética. Fuera! Fuera! Fuera!

El elogio, como se ve, sale sobrando. Dreyfus era un pan de Dios al lado de ese Cri-Cri, ese que, lamentablemente anda por ahí

y así 

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s