Aprendizaje

Dijo Oscar Wilde que experiencia es la palabra que solemos dar a nuestros errores. 

Más allá del descuido deportivo, México debe aprender mucho de este Mundial. Hay que fijarse más en la eliminatoria que en fase final. El mal estado de salud de aquellos momentos era síntoma claro de lo que en verdad sucede en el futbol nacional.

Superada la anestesia mundialista hay que mirar claramente: El Estado mexicano parece al margen de las arbitrariedades de los dueños de los equipos; la oscura relación entre los trabajadores de la pelota y sus patrones; la multipropiedad de las televisoras; el poco aseado trato que sufren los clientes que acuden a los estadios; la sospechosa relación de los promotores con los técnicos de todas las divisiones; el cobro a las familias de los muchachos para que debuten y la falta de regulación fiscal de los clubes.

Para que México sea campeón del mundo, la Federación Mexicana de Futbol (FMF) debe darse cuenta de que se encuentra en una grave crisis de legitimidad. Y eso se paga.

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s