Rembrant sobre Murillo

Libreta de apuntes

 

Mauricio Mejía

La prensa española, como la mexicana, suele ver en su selección lo que no está en el lienzo. Hoy Holanda se ha encargado de dar un golpe de mesa a una Roja que hace rato convalece. Cansada de tanto trajín, la española es una representación que juega al estilo que fue, lindo, acaso maravilloso. Entre el arte del Barsa, ocasionado en mucho por Johan Cruyff, y el presente, pasando por el título de 2010, Hispania ha envejecido mucho. Tanto tiqui tiqui termina por agotarlo todo. Holanda, como el Bayern ante el conjunto culé en el año pasado, deja en claro que la rapidez y la potencia remedian de tanto barroquismo. España se agota de tanto suya, de tanto pronombre personal. Las escaramuzas de Salvador demuestran que un tiempo se lo llevo el viento, ya.

Es cierto que Holanda besa bien y hace mal el amor. Puede suceder lo del 74, del 78 y el 2010, en los duelos a matar o morir, los holandeses terminan falleciendo. Pero esta aplastante victoria demuestra que Murillo ha muerto. Ha llegado un nuevo mundo. Renacimiento sobre el Renacimiento. Hace 40 años, la Naranja Mecánica cambió para siempre el futbol. Y luego, Rinus Michels y Cruyff despabilaron al Barsa. Que a nadie le cause asombro el resultado porque desde hace cuatro décadas la escuadra naranja hace lo posible por refutar las vanguardias, siendo vanguardia ella misma. Holanda es una realidad. Si besa delicioso o es buena en la cama, eso depende del destino, por ahora Rembrant es mejor que Murillo, por muy andaluz que sea.

Libreta de apuntes

Rembrant sobre Murillo

Mauricio Mejía

 

La prensa española, como la mexicana, suele ver en su selección lo que no está en el lienzo. Hoy Holanda se ha encargado de dar un golpe de mesa a una Roja que hace rato convalece. Cansada de tanto trajín, la española es una representación que juega al estilo que fue, lindo, acaso maravilloso. Entre el arte del Barsa, ocasionado en mucho por Johan Cruyff, y el presente, pasando por el título de 2010, Hispania ha envejecido mucho. Tanto tiqui tiqui termina por agotarlo todo. Holanda, como el Bayern ante el conjunto culé en el año pasado, deja en claro que la rapidez y la potencia remedian de tanto barroquismo. España se agota de tanto suya, de tanto pronombre personal. Las escaramuzas de Salvador demuestran que un tiempo se lo llevo el viento, ya.

Es cierto que Holanda besa bien y hace mal el amor. Puede suceder lo del 74, del 78 y el 2010, en los duelos a matar o morir, los holandeses terminan falleciendo. Pero esta aplastante victoria demuestra que Murillo ha muerto. Ha llegado un nuevo mundo. Renacimiento sobre el Renacimiento. Hace 40 años, la Naranja Mecánica cambió para siempre el futbol. Y luego, Rinus Michels y Cruyff despabilaron al Barsa. Que a nadie le cause asombro el resultado porque desde hace cuatro décadas la escuadra naranja hace lo posible por refutar las vanguardias, siendo vanguardia ella misma. Holanda es una realidad. Si besa delicioso o es buena en la cama, eso depende del destino, por ahora Rembrant es mejor que Murillo, por muy andaluz que sea.

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s