69 al 68

sí, lo sublime el arriba nervioso y el abajo que se mueve, como en Benedetti, pero,

pero antes lo erótico, porque el 68 fue un movimiento erótico, una estética, una belleza que, como siempre, no entendieron los que salen de casa y regresan puntuales a la comida, los hombres ejemplares que enorgullecen a las suegras, a los cuñados, al suegro que todo lo sabe, más que nadie, los que sacan la pasta desde el fondo, los que cuidan las formas porque no tienen fondo, los perfectos que no saben de lunares, los que se conservan en las latas sin tóxicos, vaya a ser que me infecte de felicidad, esos que ven la viga ajena sin mirar el ojo propio, siempre injuzgable, siempre impugnable, vaya a ser, los que siempre lo hacen bien, todo bien, los eficientes, los que determinan el buen comportamiento, las buenas costumbres, por que,

porque los muchachos salieron, y lucharon, y hablaron, y dijeron, y protestaron, y despertaron, y siguieron, y en ruido y en silencio, aquella marcha ejemplar desde Antropología el antropos que no, porque no, porque nada escandaliza más que el silencio, nada dice más y mejor que lo que no se dice, el país del ruido conoció el silencio, sí, vaya que lo conoció y no lo soportó, porque,

porque el silencio no se perdona, todo menos el silencio, menos las barbas largas, la mezclilla y los tenis,  las margaritas en ellas, menos la libertad, pinches jipis, todo menos el amor, el sexo libre, todo menos el aire, porque el aire,

porque el aire es aire, porque el aire es libre de puro libre, menos el aire, caminaron y fueron, eran los primeros jóvenes de un país viejo que se envejece cada día, cada mañana, país asilo, país de viejos que cuidan celosamente el canon, pretender el mundo es una ofensa que no se permite porque,

por qué, comunistas, comuna, antirrevolucionarios, sexo libre vaya pendejada, cómo libertad, cómo ojos, cómo espíritu, cómo felicidad, cómo crítica, cómo amistad y amor, cómo, cómo, cómo, cómo all you need is love, love no me hinchen las pelotas, soy el poder y ni madres,

ni madres, que se chinguen pinches jipis, que se jodan y sus canciones también, y sus pancartas todas, todas, que todo se queme como en el Berlín de la hoguera de las palabras, de las ideas, porque las ideas atentan contra el poder y el orden, y contra la pax, la pax, aquí sólo las corbatas, los expedientes, los garrotes, porque, 

porque si no lo saben tenemos garrotes, batallones como el Olimpia, y balas y muchas, y sí, y así, putos jóvenes, cómo libertad, cómo erotismo, cómo erótica, cómo estética por descifrar, la vida es normal y para normales, porque sí, así lo dicen la constitución, la ley, sobre todo la ley, la ley, entienden, la ley, libertades, no mamen, no mamen, y,

y qué es eso de Sartré, de Primavera, no mamen, en otoño, Primavera en otoño mis güevos, aquí nada se mueve, nada, y fueron los de ingeniería y los de ciencias, y los de políticas, y los del poli, y las prepas, y la ibero, y los camiones, pasos, talonear, pero no el pueblo, esa la desdicha, esa la burguesía, esa la condena, sí, sí, sí, pero en el fondo los aires de las aulas, Hegel, Nietzsche, Marx, Engels, las letras que asustan, que matan, que incendian, que atentan, las letras de esos que lloriquean, no pasarán, no, los trogloditas que condenan el amor al que no asisten porque,

porque, ay, esa feminidad, esa cursilería, esa margarita, sí, el amor es matrimonio y nada más, lo otro es fornicar, y aquí estamos para cumplir la ley, para dar orden al orden,  el estatus quo, claro, somos los grises, los que,

los que al erotismo matamos con sangre, con humillación, bájate los pantalones, sí, sí, sí, puto comunista, sí, puto revoltoso, basta, ¿dices basta?, basta de ti, de ti, de ti, en donde esta el Ché ahora que, 

ahora que pagarás, aquí está tu libertad, hijo de la chingada, ya te cargó la tía, ahora te sientas puto de mierda, buscabas verga, verga tienes, hijo de tu puta madre, está es tu ideología culero, está, mira que soy el que te cuida, mírame te hablo cabrón, mírame a los ojos que no me olvidarás, te veo, te veo, te veo, porque

porque al mirarte desprecio tu mirada de soledad, de orfandad, de desamor, no soportas mi amor que no te da,

no me da y  reza al Dios que no tienes, este es el erotismo del poder, la represión, el aderezo de la, 

de la estupidez humana, 

aquellos jóvenes, aquel mediodía, aquella postura ante la impostura, nos dio el sublime 69 después del 68,

nada tan hermoso, tan erótico como aquel septiembre del 68 en el que México se hizo de pantalones largos,

y miguel hernández canta todavía,

sí todavía: aún tenemos la vida, esta vida

 

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s