Matt Busby, Marx y Let it be

Imagen

Poner el video de la historia, no más porque tanto trabajo, tanta letra, forma de distraerse,  revisar la lista, porque sí, por que sí, pensar, caprichosamente en Londres, luego, en Matt Busby, luego Carlos Marx, en el capital y luego en The Beatles, aunque precisamente en Lei It Be, jugar a pasar el video, regresarlo, detenerlo y esperar a ver qué pasa,

El futbol es una asamblea de fantasmas, alineación de estilos, de hombres olvidados en una banca de una estación de la nunca partió el último tren a Londres.

Regresar la cinta, sí, justo allí, poner play, dejar correr…

Es 1919, en París se reparte el mundo, comienza la Segunda Guerra ante aquel rompecabezas maltrecho. En Reino Unido, Matt Busby festeja 13 años. Su padre ha muerto en el frente europeo, durante la Gran Guerra que produce la reunión de París, la reunión de París que causará al III Reich y al Infierno. La madre Busby se ha casado con otro hombre que quiere mudarse a América.

Matt, pequeño crítico del mundo, lee con su abuelo, Jimmy Greer, también escocés, también minero, como el joven genio. Se trata de El Capital, la obra que Carlos Marx escribió en Londres en 1848. Geer le dice al nieto: la historia no es otra cosa que una lucha de clases. También le cuenta que Marx sobrevivió a la miseria londinense gracias al dinero que le mandaba su amigo Engels, de Manchester, en donde el padre de éste tenía una fábrica.

Correr la cinta: 1926.

Busby, con Engels y Marx, bajo el brazo participa en una huelga general que pone en aprietos a una Inglaterra a punto de la tempestad.

Imagen

Adelantar, poner play en 1968.

Busby ha levantado El Teatro de los Sueños, sin recurrir a Shakespeare. La noche en Manchester ha sido larga y llena de pesadillas. Busby, mientras la Segunda Guerra acaba con 50 millones de vida, juega al futbol. Es hijo de la clase obrera. Milita en el City, en el Liverpool. Los Beatles, ya dueños del mundo, le incluyen en Dig It, una pieza corta del Let it Be, en el ocaso de su carrera. Busby sonríe. Gana la Liga de Europa con el Manchester United. Llora. Es feliz.

Regresar hasta 1958.

Busby sufre la peor noche del United.  Fuerza la salida del equipo de Belgrado con rumbo a Londres. Sobre Múnich, el avión cae como ave fúnebre. Mueren siete futbolistas. Busby dice a su mujer que no volverá al banquillo. Algo lo empuja a seguir: nadie escapa a su destino.

En 1968, el United, que levantó de entre las cenizas, vence al Benfica para hacerse de su primera liga continental.

Llegar hasta 1994:

Busby, el eterno luchador de la clase obrera, se despide de este materialismo dialéctico en ese año. Antes de morir pareció decir aquella frase de Carlos Marx: el mundo del hombre es la sociedad.

Llegar a hoy:

El futbol es, en sí, una fantasmagoría de los sueños. Marx diría que hasta los sueños son mercancías. Lennon convertiría las mercancías en sueños.

Y así

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s